01 Feb 2016

Diario de un Horticultor en prácticas VII

Escrito por 

Tras semanas macerando a la intemperie, llegó el momento de la verdad.
Con gran expectación y bastante recelo, nos dispusimos a probar la primera producción de aceitunas del Colegio Gondomar. Incredulidad, nervios, una pizca de escepticismo y buenas dosis de paciencia, reinaron en el reparto, lo más equitativo posible, de las mismas.
Llegado el gran momento, las reacciones no se hicieron esperar. Desde los más entusiastas, a los que les encantó el sabor de las aceitunas, hasta los que no las hallaron a su gusto, el caso es que a nadie dejó indiferente.
Cada uno de los alumnos de la clase pudo llevarse su tarro con el delicado manjar para que sus familias también fuesen partícipes de los esfuerzos de sus hijos.
Siempre es gratificante recoger el fruto del trabajo realizado y más si este lo llevamos realizando desde hace meses. Y eso es, precisamente, lo que hicimos hoy. Esperamos que en cursos venideros podamos aumentar nuestra producción.

Visto 1784 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Febrero 2016 20:36
(5 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios